Dirección General de Tráfico advierte a los conductores sobre los efectos secundarios de ciertos medicamentos

Es un hecho bien conocido que casi todos los medicamentos tienen sus efectos secundarios. Pueden ser algo menor, como viene a ser un dolor de cabeza leve o incluso no afectar a la persona en absoluto. Sin embargo, cuando se trata de conducir un vehículo, uno debe ser extremadamente cuidadoso. Según Dirección General de Tráfico, el 5% de todos los accidentes de tráfico se deben al uso de medicamentos. Por lo tanto, tomar un medicamento supone un peligro para su vida y su salud (y las de los demás). Además, DGT establece que el 25% de todos los medicamentos autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) pueden afectar a la conducción al provocar somnolencia o disminuir los reflejos. Si el medicamento tiene efectos secundarios que puedan afectar su conducción, se encontrará un símbolo especial en su envase. Es un triángulo rojo de advertencia que lleva dentro un coche negro sobre un fondo blanco.
El peligro de conducir cuando uno está tomando determinados medicamentos aumenta aún más porque la mayoría de los conductores no es consciente de los efectos de los fármacos sobre la conducción. De ahí, el papel fundamental que tienen tanto el médico como el farmacéutico a la hora de informar al paciente sobre lo que va a tomar. Según estudios recientes, recibir información sobre los efectos de un determinado medicamento en la conducción reduce un 45% la tasa anual de accidentes por cada 1.000 pacientes. En el caso de automedicación, este nivel de prevención se pierde.
Grupos de medicamentos
Medicines

Falsos positivos

Estos fármacos no solo pueden poner al conductor y a otras personas en peligro, sino que también pueden dar positivo en un control antidrogas de la Guardia Civil de Tráfico. Como consecuencia, puede que tenga que pagar una multa de 1000€, lo cual sería bastante injusto, teniendo en cuenta que no sabía que su medicamento puede alterar los resultados de su prueba. Por otra parte, si se niega a realizar la prueba de control antidrogas, podría enfrentarse a una pena de prisión de hasta un año. Más vale prevenir que curar, así que siempre verifique con su médico cuáles son los efectos secundarios para la conducción cuando éste le prescribe la receta.

Medicamentos sin receta

También se debe tener cuidado con los medicamentos que uno puede obtener sin receta. Pueden tener los mismos efectos adversos y dar un falso positivo durante una prueba de control antidrogas. No olvide tampoco que unos medicamentos pueden interferir con otros que ya está tomando y provocar una reacción inesperada en su cuerpo. Para estar siempre del lado seguro, debe consultar a su médico de cabecera antes de comenzar cualquier tratamiento, ya que los efectos secundarios que puede tener un medicamento también están sujetos a las cantidades que le recete su médico.

Alcohol

Hay que añadir a la ecuación, el alcohol: su metabolismo, debido a la alcohol deshidrogenasa (ADH) y a las aldehído deshidrogenasas, hace que en caso de déficit congénito de su actividad o en caso de interacciones medicamentosas que inhiben esta, puedan manifestarse efectos inusitados en respuesta a una ingesta pequeña de alcohol.